La vieja y taimada zorra estaba decepcionada. Durante todo el día había merodeado tristemente por los densos bosques buscando comida, pero no encontró un solo bocado. Además, sentía sed, una sed terrible. Su garganta estaba reseca. En ese estado de ánimo dio la vuelta a un muro de piedra y se encontró con algo que le pareció

SUBIR