La vieja y taimada zorra estaba decepcionada. Durante todo el día había merodeado tristemente por los densos bosques buscando comida, pero no encontró un solo bocado. Además, sentía sed, una sed terrible. Su garganta estaba reseca. En ese estado de ánimo dio la vuelta a un muro de piedra y se encontró con algo que le pareció

Comienza la aventura

domingo, 05 octubre 2014 por
Rarezas y caras B de nuestros vinos y bodegas.

Me llamo Enrique López y soy alguien que a los treintaytantos, y después de equivocarme continuamente, descubre el mundo del vino. O mejor dicho, el mundo del vino me descubre a mi, me llama y me convence de que esta es mi vida, de que valgo para esto. Y me enamora, y me ilusiona, y me invita a levantarme, lentamente pero sin descanso.

SUBIR