Alma, corazón y vida

por  / martes, 17 enero 2017 / Publicado enBlog

Soy diferente, soy único, no soy como vosotros. Tengo alma, corazón y amo la vida, pero nadie me entiende. Poco cambiaré con el tiempo.

Pablo es autista y no entiende por qué es así. A día de hoy no existe explicación científica sobre la causa de este trastorno que padecen cada vez más personas. Su evolución es realmente preocupante; si hace poco tiempo había un caso de cada diez mil nacimientos, hoy estamos en un caso por cada trescientos nacimientos.

Existen diferentes grados de autismo; unos hablan y otros no, los hay con una inteligencia desarrollada, otros tienen un coeficiente normal… Pero todos tienen un nexo común; su falta de interacción social, no entienden ni comprenden las relaciones sociales, viven en un mundo interno que no deja de ser una cárcel para ellos, y necesitan continua ayuda para poder sobrevivir en nuestra sociedad, nuestro mundo, un mundo irreal para ellos. Por eso necesitan apoyo para ir desarrollándose en su día a día, tanto en el colegio, en el aprendizaje para desarrollar actividades y, sobre todo, necesitan ayuda para vencer lo desconocido que para ellos es, simplemente, cambiarles su horario habitual de comida, o de ducharse, o cualquier cambio al que se les someta, ya que se ven perdidos…

Pero Pablo tiene un arma secreta, invencible, la más poderosa de todas. La que tenemos todos por nuestro simple nacimiento, regalada nada más llegar al mundo. Yo la he experimentado en los momentos más difíciles, no he dudado nunca, me he agarrado a ella, me ha salvado, de forma incondicional, sin preguntas ni reproches. Porque el amor es así, el amor de unos padres.

En el amor no hay temor, el amor siempre vence al miedo. Así es el amor paterno. Sin condiciones, requisitos, clausulas ni limitaciones. La palabra padre deriva del latín “pater”, que significa defensor, protector, sustentador y maestro.

Y Pablo tiene esta figura muy clara en Jorge, su progenitor, uno de los propietarios de Bodegas Carchelo, situada en un entorno natural privilegiado, el Parque Regional Sierra del Carche, y adscrita a la Denominación de Origen Jumilla.

Como dice el encabezamiento de esta historia, Jorge sabe que su hijo es diferente, único. Pero lo conoce como sólo un padre conoce a su hijo, y le nota sentir, amar, sufrir, reír, llorar. Es diferente en comportamiento, pero como todos tiene un alma, un cuerpo y un corazón que le da la vida. Y por la vida hay que pelear. Y Jorge lucha por la vida y el bienestar de su hijo con lo mejor que sabe hacer; vino.

Autista es un vino con un coupage muy especial; lleva un 30% de cariño, un 30% de entusiasmo, un 40% de ilusión y un 0% de interés. Todos los beneficios conseguidos de esta marca se entregan anualmente a la Asociación de Personas con Trastorno del Desarrollo de tipo Autista (ASTRADE).

Cuando el Consejo de Administración de la bodega aprobó este proyecto, le pidieron al Director Técnico (Joaquín Gálvez) que elaborase el mejor vino posible con los medios disponibles. No una segunda prensa, no un vino con uvas descartadas en la mesa de selección, no un vino cualquiera, no; el mejor de los vinos debía ser Autista. Eligieron un modelo de botella distinto al resto, peculiar y elegante, y en él se encuentra a día de hoy el resultado del ensamblaje de aquellos toneles que destacan en las diferentes catas anuales que realizan. Como ellos dicen, Autista es la selección de las barricas que no sólo gustan, sino que entusiasman.

Su proceso de venta no incluye la comercialización directa; para adquirir esta joya hay que darse de alta como amigo del Club de Autistas de Bodegas Carchelo. Sin cuotas, requisitos ni condiciones. Te registras y cada año te mandan tu caja de Autista al precio convenido.

Cada año te mandan alma, corazón y vida dentro de una botella. No tiene precio, como el amor de un padre a su hijo. Gracias Jorge. Gracias Enrique y Mercedes.

SUBIR