Castillo de milagros

por  / lunes, 17 octubre 2016 / Publicado enBlog

La Rioja no es sólo tierra de vinos. Es también comarca de iglesias, monasterios y catedrales, de casas y palacios, de restos arqueológicos, de yacimientos, de Camino de Santiago… y de castillos.

Uno de ellos, el Castillo de Sajazarra, es lugar de leyendas y milagros. Se dice que Juan Martínez fue un joven natural de Arnedo que vivió en el siglo XVI, y que trabajó como criado del conde de Haro. Por orden de éste, fue apresado y conducido a las mazmorras del castillo. El primer viernes que pasó el preso en las citadas mazmorras se encomendó a la Virgen de Vico, de la cual era fiel devoto. Dado que era su costumbre asistir a la misa sabatina en honor de la Inmaculada Concepción de María, y era esta la primera vez que iba a faltar, exclamó; “Quien la pudiera oír mañana”.

Llegó la mañana del sábado y, sin saber cómo, Juan Martínez se halló en Vico junto al altar de Nuestra Señora. A la vez, en Sajazarra, el alcaide del castillo encontró la mazmorra desierta. Tras recorrer todas las estancias del castillo temiendo un intento de fuga, volvió al cabo de un rato a registrar la celda y encontró de nuevo al preso esposado y encerrado como lo había dejado la noche anterior.

Puestos los hechos en conocimiento del conde de Haro, no pudo menos que dar la libertad a quien así favorecía la Madre de Dios. Las esposas con que estuvo atado Juan Martínez se conservan a día de hoy a los pies de la Virgen de Vico.Vino Kosher Herenza

El mismo castillo donde se produce el conocido como Milagro de la Virgen de Vico, fue la primera ubicación de Bodegas Castillo de Sajazarra. En él se  elaboraron las 5 primeras añadas de sus vinos hasta que se construyó la nueva bodega en los jardines del propio castillo, creando un entorno de singular belleza, donde castillo, jardines, bodega y viñedos forman un universo propio, un pequeño chateau completado por una muralla medieval y un  puente romano.

Probablemente, desde la compra del castillo a finales de los años 60 por los actuales propietarios, la familia Líbano, sus muros estaban destinados a ver elaborar vinos de la mejor calidad. En las mismas mazmorras donde estuvo encarcelado Juan Martínez, los compradores encontraron tras su adquisición diferentes elementos muy relacionados con la vinicultura, como lagares y tinas de madera o prensas muy antiguas. Eso sin olvidar que Sajazarra fue el primer lugar de Rioja donde se encontró la filoxera en 1899…

Su enólogo es Jabier Marquinez, autor además de un interesantísimo libro titulado “La Biblia, primer tratado de viticultura y enología”, que en 2011 fue elegido “Best in the World” en Gourmand World Cookbook Awards, los considerados “oscar” de la literatura gastronómica.

Bajo su atenta mirada y supervisión, la bodega elabora elegantes y complejos crianzas y reservas, con todas las singularidades y excelencias de las variedades propias de la Denominación de Origen. Pero además tienen otra peculiaridad; elaboran el vino Herenza (crianza y reserva), un vino kosher.

Kosher es un término hebreo que significa “puro”. El vino kosher es un vino ritualmente apto para la religión judía. Podría ser cualquier vino, pero para su certificación es necesario que su elaboración sea controlada por una persona cualificada de esta religión.

Las uvas deben ser recogidas y transportadas de tal forma que lleguen a bodega enteras, sanas y bien maduras. Sólo un judío puede tocar y prensar estas uvas y toda la maquinaria que participe en el proceso debe haber sido limpiada bajo la vigilancia de un rabino.

Durante la vinificación está prohibido el uso de barricas de madera, levaduras seleccionadas, enzimas y bacterias, y no se puede clarificar con productos de origen animal, que se consideran impuros.

Nadie que no pertenezca a la religión judía puede ver el vino durante este tiempo, ni siquiera el enólogo de la bodega, que dispone de una barrica para hacer su labor de seguimiento e informa al rabino de cómo se debe proceder.

El vino kosher debe ser abierto y servido por un judío, pues si no perdería su condición sagrada, pero puede ser consumido por todos.

La elaboración de un kosher, sin duda una particularidad más que hace de esta hermosa bodega algo atípico y especial. Como un milagro, como el de la Virgen de Vico en el Castillo de Sajazarra.

 

Castillo de Sajazarra

 

SUBIR